martes, 15 de noviembre de 2011

Masái Mara


Jirafa en la Reserva Natural del Masai Mara
Al visitar África tuve la sensación de formar parte de un sueño, de una fantasía que creo que todos tarde o temprano queremos formar parte de ella. Pueblos de costumbres ancestrales y maneras de comportarse orgullosas, grandes extensiones, lagos enormes, manadas enormes de animales (ñúes, cebras, antílopes, gacelas),  y animales enormes en manadas (elefantes, búfalos, Jirafas), depredadores al acecho, carroñeros prestos a desempeñar su desagradable pero necesaria función, atardeceres y amaneceres de ensueños que cualquiera hubiera deseado estar ahí para ver y disfrutrar. Lo primero que se te viene a la mente es la palabra "safari" (que en Swahili significa "viaje"). Se oyen sonidos que jamás hubiera imaginado que escucharía. Los colores de la Sabana, distintos según la hora del día, los cielos azules, rojos, amarillos o negros. Nunca se esta preparado al impacto anímico y de emociones que provoca al tener por primera vez ante tus ojos a un elefante, ya sea solo, con su cría o en manada, a una jirafa, un rebaño de ñúes o un león descansando o medio adormecido por su comilona. La experiencia es inolvidable e inigualable. ¡Qué distinto resulta verlos en comparación con la imagen de una revista, un televisor o cautivos en un zoológico! Siempre hay que estar atentos porque en cualquier momento puede surgir una situación imprevista y que uno no se espera: el rugido de un león, ñúes que se cruzan por delante del vehículo, los inevitables fallos mecánicos.....pero que siempre se acaban superando dando lugar a momentos increíbles.

Amanecer en África
Atardecer en África















Al principio yo no me podía ni siquiera imaginar que pudiera existir lugares así, pero es que esta África es real, no se trata de una imagen preconcebida sino que te atrapa en cuanto llegas y que te hace sentir en otro tiempo desde que tienes el primer contacto con el llamado "Continente Negro". Hay lugares en la Tierra que creo que poseen atracción y que siempre han despertado fascinación en el hombre, y África indudablemente es uno de ellos. Una vez que uno se queda enganchado, es una adicción difícil de superar. África siempre te "llama".

     

Masai Mara, es otro de esos lugares imprescindibles que hay que visitar si te encuentras en África. Es una reserva natural situada al sudoeste de Kenia en la región del Serengueti, y es en realidad una continuación del Parque Nacional del Serengueti. Se llama así porque la tribu Masai habita dicha zona, y por el río Mara que la cruza. Es famosa por su fauna rica, variada y excepcional. Ocupa un área de 1.510 Km2 en la zona del Gran Valle del Rift. Comprende tres secciones: el Triángulo de Mara, Musiara (donde está el Pantano de Musiara), y Sekenani. La mayor parte del territorio es Sabana salpicada por las distintivas acacias, con cielos infinitos, rebaños de miles de animales salvajes paciendo en un mar de hierba, los gruñidos de los ñúes y el retumbar de los animales que corren libres....
     
                                                      

Imágenes y sensaciones todas ellas hermosas y al alcance de las personas que realizamos este viaje y que tantas veces habíamos visto en fotografía, documentales y películas. La fauna tiende a concentrarse en la zona occidental del valle, ya que el acceso al agua es más fácil, "lo que te da la vida, te la puede quitar" es una frase que no se quien la comento o la dijo, pero que siempre se me ha quedado en la memoria viendo la cantidad de animales que se concentran en torno a las pocas zonas donde se encuentra este vital elemento. A lo largo de las excursiones que realizamos por las distintas zonas del parque y en cada rincón del mismo no paramos de descubrir muestras de que el ecosistema es rico y muy variado, deseando que este no cambie y se mantenga así a lo largo del todo el tiempo.

Tres hermanos Guepardos después de una comida
Uno de los Guepardos aún con restos de sangre















Es un privilegio poder vislumbrar este mundo salvaje que esta a tu alrededor. El Masai Mara es famoso por su población de leones y por ser el hogar de especies amenazadas tales como el rinoceronte negro, el hipopótamo que se encuentra en los ríos Mara y Talek, y el guepardo, habiéndose reducido notablemente el número de ejemplares de este último. Otro carnívoro que puede ser encontrar en gran número es la hiena manchada. Sin embargo, el verdadero poblador de este parque es el ñu, como ocurre en el Serengueti, ya que su número es estimado en millones. Todos los años, en el mes de julio, estos animales, al igual que las cebras, migran desde las planicies del Serengueti en busca de pastos más frescos y regresan en octubre.

Cebra
Rinocerontes en una charca







 


Hipopótamo en el río Mara

También hay otras espécies de ungulados en gran cantidad que viven en este parque, como la gacela de Thomson y la gacela de Grant o el impala, y se encuentran igualmente manadas de Jirafas. El Masai Mara es también el hogar de más de 450 especies de aves. Está administrado por el gobierno de Kenia.



 * Para la elaboración y desarrollo de este artículo se han tenido en cuenta los datos obtenidos a través de Wikipedia, y las propias experiencias vividas durante el viaje. (Fotografías e ilustraciones originarias de Pedro García Barbudo).

3 comentarios:

  1. Las fotos me parecen preciosas, por algo te ayudé a escogerlas.
    Mila

    ResponderEliminar
  2. Muy bien elaborado, me gusta.
    Nos vemos en el Gym.
    Saludos
    Moi

    ResponderEliminar
  3. Pedro: de todas las traduciones la que más me gusta en árabe. Cambia hasta tu nombre. Cada día lo vas dejando mejor. !animo! dentro de poco de vemos en documentales TV. MILA

    ResponderEliminar